Conecte con nosotros

Enigmas 2019

Silvia Simondini: “Hoy nuestro museo del OVNI es reconocido internacionalmente”

Enigmas 2019

Publicadas

en la

Silvia Simondini es directora de un importante Museo Ovni. El museo está ubicado en la ciudad de Victoria, Entre Ríos, una de las ciudades con más avistamientos de todo el país. Está instalado en la casa de Simondini, quien arrancó ésta iniciativa como un espacio de información, y luego lo fue ampliando hasta convertirlo en lo que es hoy. La entrada es de $50.

“La verdad es que jamás creímos que nos iban a donar tanta cantidad de cosas. Cuando estuvo Jacques Vallée (reconocido ufólogo) nos dijo: “Tuve que venir al fin del mundo para encontrar lo que busqué toda mi vida”. Hablaba de los restos de un objeto encontrado en Brasil, de los cuales no pudo obtener ni siquiera el análisis. Acá encontró la pieza y el análisis. Le dimos un fragmento y lo analizó en la Universidad de Standford, donde se encontraron elementos desconocidos como el Isótopo de Magnesio, totalmente desconocido en la tierra”, dijo Simondini.

“Fue muy duro al principio, hice de todo. Económicamente fue muy difícil. Hasta que logré ubicarme acá en Victoria, luego de vender mi casa en Devoto.Viví seis meses en un camping, en una carpa. El sacrificio “, aseguró sobre su mudanza a Entre Rios.

Consultada por uno de los casos más relevantes de Sudamérica, el caso de Modesto “Cota” Colman, Silvio aseguró que: “Es el caso más importante de la región. Allí estaban todas las evidencias. La huella del ovni, el árbol quemado, la camisa de la persona que sufrió el hecho quemaba, el perro muerto por los destellos que produjo el artefacto. Él era un campesino que no sabía leer ni escribir, resultó que un día se olvidó de cerrar el molino que estaba a 300 metros de su casa. Esto fue en Octubre de 1992. Toda la gente hablaba de los objetos que salían de la laguna que quedaba enfrente de su casa, y él quiso ver qué pasaba en esa laguna. El objeto salió por detrás de él, iluminó toda la zona, quedó detenido a un metro del suelo y descendieron tres seres del mismo, a los que llamó “los cara de cabra”. Dice que eran tres seres muy pequeños. Él lo primero que hace es sacar el facón de la cintura, y automáticamente fue lanzado al piso por un rayo que lo conmovió. Se sintió disminuído. Salió corriendo detrás de un arbol, y comenzaron a lanzarle rayos. Lo quemaron a él, a su perro, a su árbol. Cuando llegó a su casa rompió en llanto.”

Escuchá la nota completa en archivo de audio que encabeza éste artículo.

175total visits,4visits today

Continuar leyendo
Clic para comentar

TENDENCIA